Saliendo de Deudas

Salir de deudas¿No logras conciliar el sueño porque tienes muchas deudas?

¿Quieres salir de tus deudas, y te preguntas cómo lograrlo?

¿No puedas llevar tu familia de vacaciones, No puedes comprar la casa de tus sueños o el auto que deseas porque el dinero no te alcanza?

En algún momento de nuestras vidas, pasamos por la etapa en que le debemos dinero a todo el mundo, y desde luego yo no fui la excepción.

Hace unos años, estaba endeudado hasta el cuello y lo que yo ganaba no era suficiente para sufragar mis gastos. Debía una hipoteca, el carro, tarjetas de crédito, estaba pagando la licenciatura de mi esposa, pagaba las colegiaturas de mis hijos. ¡Tenía que hacer algo!, pues lo que más resentía era no poder llevar de vacaciones a mi familia.

Finalmente logré salir de deudas, de una manera no muy buena, pues tardé un par de años en darme cuenta de que no llevaba una administración de mis ingresos, adecuada a mis necesidades. Después de varios intentos fallidos de buscar información gratuita en Internet acerca de cómo salir de deudas aprendí que la información gratuita que encontré, no estaba completa pues aún con esta información no lograba llegar a una sana administración de mis ingresos. Con esto me dí cuenta de que la mejor manera de salir de mis deudas era invirtiendo en mi educación financiera y así decidí dar el primer paso a mi liberación de deudas y adquirí algunos libros, asistí a talleres de manera presencial pero lo más efectivo para mi fue encontrar un sitio en Internet al que podía acceder en el momento que yo deseara, desde mi oficina o desde mi casa por medio de la computadora. Algunos puntos que aprendí en este sitio fueron los siguientes:

Aprendí a administrar de manera correcta mi dinero.

Si no sabes como llevar una sana administración de tus ingresos entonces tendrás que invertir en tu educación financiera, tal como lo hice yo. Adquiriendo algunos libros, asistiendo a talleres o seminarios y conferencias relacionados con el tema.

Recuerda sólo siendo organizado con tus ingresos, no tendrás problemas y podrás darte tus gustos sin preocuparte de dónde saldrá el dinero.

Dejé de aceptar cada oferta de crédito que llega.

Pues a lo único que me llevaban tantas ofertas de crédito era a tapar un hueco y destapar otro, un círculo vicioso y sin fin.

Dejé las compras obsoletas.

Y siempre me pregunto antes de comprar algo, ¿realmente es necesario adquirir esos artículos? ¿Cómo los pagaré? ¿Si pago con tarjeta de crédito, podré con los pagos mensuales? Hago una pausa, y si concluyo que si son necesarios los artículos, entonces debo pensar en la manera de adquirirlos en efectivo y sin utilizar créditos.

Hice una lista de las deudas.

Colocando primero la de mayor deuda que tenía, esto me ayudó a dar prioridad a estas para colocar la mayor cantidad posible, de mis ingresos, en ella. Y además me ayudó a no gastar en cosas que en ese momento no debía adquirir.

Contacto con las instituciones de crédito.

Para llegar a un acuerdo de pago, siempre siendo honesto con mi situación actual, pues había momentos en que no tenía trabajo.

No te escondas de ellas, pues aunque no cuentes con un ingreso mensual y tengas deudas con varias instituciones de crédito, debes llamarles para llegar a un acuerdo con ellos.

Pues bien, esta es parte de mi historial de endeudamiento y la manera en que salí del mismo. Hoy he salido de deudas y sólo cuento con una tarjeta de crédito con un mínimo, ¡muy mínimo!, de crédito y sólo la utilizo si realmente es necesario pero antes hago un depósito por lo menos de la mitad de la cantidad que gastaré, así sólo pagaré a crédito la mitad de lo adquirido.

Saliendo de deudas 3 con enlace

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*